sábado, 28 de abril de 2012

Ubaldo De Lio

Murió un grande del tango y de la guitarra y lo menos que puedo hacer, después de haberlo gozado tanto, es difrutarlo en su homenaje.

Tenía 83 años y trabajó -es una manera de decir- hasta el final, porque le gustaba tanto lo que hacía que le producía un placer enorme.

Con guitarra española, eléctrica, amplificada y hasta el mandolín, lo suyo fue un ejemplo artístico que ejerció sin pausas desde los 14 años, dado que a los 13 se recibió de profesor de música.

Su dúo con Horacio Salgán que nació en el mítico local Jamaica, a fines de 1957 -donde Ástor Piazzolla convocaba a sus fans para deleitarlos con el nuevo tango que portaba en sus venas-, nació jugando, después de hora, casi sin público. Y el dueño del local les propuso formar la dupla que duraría 50 años y recorrería el mundo. "Pasábamos más tiempo juntos que con nuestras familias", recordaba Ubaldo (que en realidad se llamaba Uvaldo)."Y pese a ello, jamás nos tuteamos", aclaraba, aunque todos lo sabíamos.

Ubaldo De Lio y Horacio Salgán
Entre su legión de admiradores figuraron personajes de la talla de Igor Stravinsky, Arthur Rubinstein o el famoso guitarrista Jim Hall, que le regaló su propio equipo.
                                                       
Después fundarían el fabuloso Quinteto Real junto al maravilloso violín de Enrique Mario Francini, el fueye inigualable de Pedrito Laurenz y el contrabajo de Rafael Ferro.

Sudamérica, Estados Unidos, Canadá, Japón, Europa lo aplaudieron con Salgán o con el Quinteto. En la Ópera de Ginebra, tocaron con el teatro a full y el público estaba compuestos por músicos en su mayoría.

Acompañó a infinidad de cantores, tocó con Troilo, con Mariano Mores, con Ciriaco Ortiz. Con Pichuco grabó a instancias suyas: Nocturno a mi barrio, donde el Gordo se manda su célebre recitado que hasta ahí  lo hacía entre amigos noctámbulos, como De Lio.

En mi memoria rondan aquellas noches del Jamaica donde iba una feligresía amante de esa música para escuchar. Y Marlene Dietrich, Ella Fitzgerald o Joao Gilberto que también compartieron esas mesas.

Volvemos la vista atrás y escuchamos-vemos a Salgán De Lio en La cumparsita. Y al Nuevo Quinteto Real, con Horacio Salgán y Ubaldo De Lío, festejando el 50º aniversario de la formación del conjunto, en el tango de Juan Carlos Cobián: Shusheta.




                                                          Salgán-De Lío.La cumparsita

                                                              Quinteto Real: Shusheta
                                                    










No hay comentarios:

Publicar un comentario