jueves, 12 de abril de 2012

Milonga que viene al tranco

Angelito Vargas nació en 1904, en el barrio que pasó a llamarse  Parque Patricios dos años antes, gracias al diseño del Parque realizado por el paisajista francés Carlos Thays. Hasta entonces habían estado enclavados en ese predio los antiguos Corrales y mataderos de reses. De allí se trasladarían  al Barrio que así adoptaría su nueva denominación: Mataderos.

                                     Los antiguos Corrales en donde hoy se emplaza el Parque Patricios

 Al Parque de los Patricios le quedaron resabios de las antiguas pulperías, formativos donde se bailaba tango (casas donde los hombres pagaban para bailar), de canchas de bochas, partidas de taba, duelos a cuchillo, corralones, bares con fama brava, casas de lenocinio. Lo adornaban apelativos como Los Corrales viejos, el Barrio de las latas -pegado a la Quema-, por las casas de lata y el pobrerío de los habitantes de la zona, detrás de la Avenida Alcorta.

Cuantas noches de alegría
al son de una serenata,
en tus casitas de lata
se vió encender el farol,
y al vibrar de las vigüelas
el taita de ronco acento,
hilvanaba su lamento
sintiéndose trovador.
  Parque Patricios- A. Radicci y F.Laino 

También lo denominaron Barrio de las ranas por la gran cantidad de estos batracios que poblaban las lagunas en lo que es hoy la Avenida Almafuerte, rayando con el Parque. Les llamaron raneros, en tono despectivo, a los habitantes de la zona precisamente por aquella condición.

"Corrales viejos: fuístes la Meca de un arreo.
 Por eso venían a morir en tus bretes 
–como un caballo enfermo a las casas- 
todas las huellas que chafaron los pastos de la llanura”


Vargas le cantó al barrio: Yo soy de Parque Patricios y recordaba nítidamente su niñez en la zona, poblada de inmigrantes. Vivió la etapa de los corralones, de las fiestas gauchas, de los jinetes que aún poblaban la zona, los palenques a la puerta de los bares, el regreso de los carreros al caer la tarde, el olor a alfalfa, la herrería, el empedrado.

Y se nota cuando canta esta milonga de Camilo Serbali con letra de Luis Jesús Prada: Milonga que viene al tranco. La grabó con la orquesta dirigida por Armando Lacava el 8 de mayo de 1953.






Milonga que viene al tranco

Bajo una luna de plata
Por desparejo empedrado,
Pasa el carrero sentado
Sobre el tablón de la chata.
Lleva bordada alpargata
Lo mismo que el delantal,
Sombrero plomo ladeao
La camisa arremangada,
Y una chalina anudada
Con la punta pa´ un costao.

Más arriba del tobillo
Va rayado pantalón,
Y la faja de algodón
Muestra el cabo de un cuchillo.
El cuidado jopo es brillo
Donde la mano desliza,
A cuadros es la camisa
Y en un compadre descuido,
Va el chaleco desprendido
Lo mismo que la sonrisa.

En la mano, abandonada
El vendaje flojo, deja,
Y el látigo es pa´ la oreja
De la brava caballada.
Como caricia cansada
Repasa los correones,
De las cinco guarniciones
Como llamada perdida,
Y entre las ancas partidas
De sus guapos percherones.

Cuántas veces han tirado
Como guapos percherones,
Una chata de emociones
Por los años que han pasado.
La añoranza ha repechado
Buscando quede estampada,
Su memoria tachonada
En la pechera del tiempo,
Y él fue entrando ya en un templo
La milonga fileteada.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada