miércoles, 11 de abril de 2012

Carlos Marcucci y su tango: Mi dolor



Si le preguntamos a un milonguero europeo, norteamericano, brasileño o argentino-por citar a personas de distintos países y continentes-, si les gusta el tango Mi dolor, estoy seguro de que tendríamos casi unanimidad en el sí” como respuesta.

 Lo mismo sucedería si se lo planteamos al tanguero degustador de melodías.

Es una joyita ideada por el bandoneonista Carlos Marcucci, con letra de otro personaje importante: Manuel Andrés Meaños, autor de libretos radiofónicos, guiones de cine y piezas teatrales. Para Mario Fortuna, escribió los libretos de El ñato Desiderio, aquel que metía el latiguillo “Garrá los libros que no muerden”.



Carlitos Marcucci –El pibe de Wilde- lo estrenó con su orquesta en el cine Metropol en 1930. Este enorme bandoneonista, que tañía el instrumento desde los 8 años y que fuera discípulo del “alemán” Bernstein; dueño de una sólida formación musical, que actuara en numerosos conjuntos, que estudió y tocó el violín, recaló en la orquesta de Julio De Caro haciendo dúo con Félix Lipesker. Entre ambos  escribirían luego uno de los más completos métodos de aprendizaje del fueye.

Marcucci que dibujaba cosas impresionantes con el instrumento, encerrado en su vocación bandoneonística, desesperadamente introvertido, hondamente melancólico, compuso ese tango que 70 años más tarde mantiene su lozanía.

Carlos Marambio Catán en sus memorias afirma que Marcucci “era” Mi dolor, tan compenetrada estaba la obra con el espíritu del autor. 



Pero de ese angustiado encierro sobre sí mismo emergió un ansia feroz de mejorarse incesantemente como instrumentista, arrancándole todas las posibilidades al bandoneón, si bien con una tónica estrictamente técnica, que traía de su maestro Bernstein, el gran rival de Arolas en la primera época del tango. Limando o taponando toda expresión emocional. De allí que la interpretación de Marcucci aparezca perfecta pero fría, impecable pero demasiado cerebral.

Fue luego maestro y de entre sus pupilos vale destacar a Salvador Grupillo, el autor de El taita, que tiene una magnífica variación de bandoneón.

Gardel grabó dos temas suyos: Viejecita mía (1923) y La Reja (1928)

Lo vamos a escuchar con su Sexteto en este maravilloso tango: Mi dolor.  Roberto Díaz canta el estribillo.Lo registraron el 23 de mayor de 1930. 
Y también en su composición: Aires españoles, interpretado por él mismo con su fueye,  para que podamos constatar su admirable digitación. Lo grabó el 2 de mayo de 1929.








                                          Marianito Otero y Alejandra lo bailan en Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada