jueves, 22 de marzo de 2012

Ronda de ases

En este rinconcito de recuerdos, hoy revivimos la maravillosa década del 40. Los bailes era multitudinarios, los cafés de Tango se llenaban de fanáticos para ver a las orquestas y cantores, y  la radio era el vehículo transmisor de todas las novedades y los grandes éxitos del momento.

  Radio El Mundo, Belgrano y Splendid eran los que captaban la atención mayoritaria al contratar a las grandes formaciones.

 Radio El Mundo dio el sorpasso cuando montó “Ronda de ases” en el Teatro Casino de la calle Maipú.
Se transmitía dos veces por semana, actuaban las grandes duplas de orquesta-cantor y era espectacular la presencia de hinchas de una y otra orquesta que llegaban incluso en camiones desde los barrios más lejanos para aclamar a sus favoritos, armándose grandes batifondos a la hora del premio.

 Era la época de Troilo-Fiore, D’Agostino-Vargas, Di Sarli-Rufino. Fresedo-Serpa, o Tanturi-Castillo.
Actuaba de nexo la orquesta del pianista Alberto Soifer con  la voz de Roberto Quiroga y animaban Jaime Font Saravia y Juan José Piñeyro, estrellas de las “broadcasting”.

En cada actuación se estrenaban tangos y allí Piazzolla con 19 años dio su primer aldabonazo arreglando la milonga “Azabache” para Troilo, que ganó el primer premio.

Osvaldo Fresedo y Homero Manzi crearon el tango que servía como característica al programa y se llamaba lógicamente “Ronda de ases” que estrenó la orquesta del Pibe de La Paternal el 12 de Marzo de 1943.

Lo grabaría con el rosarino Oscar Serpa, y más tarde realizó otra versión con la voz de Roberto Yanés.  Vamos a recordar aquel tema y aquellos lindos años…



Ronda de ases

Ronda de ases que no habrán de morir
en mi ciudad... Mientras se queje un violín.

Tinglado de barrio, farol de arrabal.
Aplauso de esquina. Telón de almacén.
Los tangos de Pacho, de Greco y Bazán.
El fueye de Arolas sangrando un querer.
La voz de Gabino payando en un vals
y el eco compadre de Carlos Gardel.

Ronda de ases que se fueron
y que siempre volverán
con el viento del recuerdo
que sacude mi arrabal.
Voces viejas que renacen
en la paz del corralón
y en la sombra de la higuera
y en el yuyo del zanjón.

Ronda de ases que no habrán de morir
en mi ciudad... mientras se queje un violín...

Llegó de Chiclana la piba del sur
y aquella Griseta llegó de París.
Cruzaron el tango bichitos de luz,
fracasos de seda, muñecas de spleen.

Contursi les dijo Mireya y Esther.
González Castillo, Manón y Mimí...




Ronda de ases.Oscar Serpa.Osvaldo Fresedo 

                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada