viernes, 30 de marzo de 2012

Gardel en napolitano

La categoría que tuvo artísticamente Carlos Gardel, está determinada fundamentalmente por haber inventado el tango cantado y la forma de interpretarlo, en el propio ritmo de esta música. No hay más que escucharlo en las diferentes expresiones del texto literario: Melancólico, satírico, sentencioso, romántico, burlesco, trágico, compadre, reflexivo o coloquial, por citar algunas facetas en los casi mil temas que interpretó.

Además supo transitar con su hermosa y musical voz de nascita, por todo tipo de géneros. Zamba, tonada, chacarera, ranchera, estilo, pasodoble, media cifra, canción campera, cifra, vidalita, bambuco, cueca, gato, triunfo, fado,  foxtrot, shimmy, e incluso se  atrevió con jota aragonesa o pasillo colombiano.

Y hasta cantó y grabó en francés y una canzonetta napolitana en el dialecto de éstos.

Es que muy pronto se avecindó en la noche de su barrio del Abasto, donde convergían todo tipo de personajes. Incluso muchos italianos del sur, y algunos de ellos después de unas copas de bardolino y de la nostalyía que los invadía, daban rienda suelta a su melancolía cantando a toda voz O sole mío y todas esas canzonetas que ganaron las calles porteñas. Además, el paso de genios del bel canto como Titta Ruffo o Enrico Caruso, habían dejado una huella impresionante.

En aquellas tenidas noctámbulas del Café O Rondeman -Agüero y Humahuaca-de los cuatro hermanos Traverso y el Restaurante y cancha de bochas Chanta cuatro -donde hoy se levanta su esquina-, Gardel no sólo lucía su garguero, sino que se movía como pez en el agua entre aquellos trabajadores, buscavidas y rufianes que trajinaban la zona y hacían parada hasta el amanecer en dichos sitios. Corría el Barbera que daba gusto y siempre había golas itálicas recordando y luciendo la estirpe musical de los oriundos del bel paese.

Por eso pensó en recordar aquellas noches interminables que le llenaban el cuore y quería cantar un tema lleno de recuerdos y amor por la patria lejana. Al fin de cuentas él también era un producto de la inmigración y solía soltar parole en su chamuyo.

Su amigo Vicente San Lorenzo (Vicente Ronca) un napolitano cantor y músico a quien Gardel le grabó dos tangos de su autoría: Almagro y Knock out de amor; le enseñó a pronunciar el nnapulitano y la passione con que se entonan esos temas.

Y escogieron Cómo se canta en Nápoles (Comme si canta a Napule), de Giovani Ermete Gaeta, primera figura de la canción napolitana como autor y compositor, que firmó el tema como E. A. Mario.
Gardel lo canta a su modo, cambiando algunas palabras pero dándole el tono ambiental adecuado y la profundidad emotiva que el tema requería.

Gardel con sus guitarristas


Lo grabó con las guitarras de Vivas, Barbieri y Riverol, el 16 de junio de 1931.

Algo que merece escucharse por el sentimiento que le pone el Morocho. Y por su clase canora.

Como se canta en Nápoles. Gardel



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada